Monday, Sep. 15, 2014

Matt Elliott en el Bar Labranza, Meiro (Bueu)

Escrito por:

|

06/06/2012

|

En:

Matt ElliottEl Bar Labranza se encuentra en Meiro, a cinco minutos en coche desde Bueu, en un entorno que se diría poco habitual, a priori, dentro del circuito de conciertos. En su terraza, durante las dos horas previas a la actuación en la que Matt Elliott nos presentaría su nuevo trabajo, The Broken Man, se encontraban reunidos varios grupos de jóvenes, fumando, bebiendo, riendo, jugando al póquer, compartiendo espacio con un pequeño número de personas mayores que charlaban animadamente de sus cosas. La tarde refrescaba, pero el ambiente en el local poco a poco se había ido animando. Sobre las diez y media la música dejó de sonar en los altavoces y la mayoría de los que allí estábamos entramos para presenciar el concierto. Matt Elliott se encontraba en una esquina, sentado ante un arsenal de pedaleras, empuñando una pequeña guitarra. El alboroto del exterior se transformó en un respetuoso silencio. Bien. Apenas dos días antes Matt Elliott había hecho público en su página de Facebook su malestar con un par de espectadores durante una de sus citas en Portugal. De quienes estuvimos en el Labranza este 4 de junio de 2012 no podrá decir nada malo. Por supuesto, tampoco nosotros tenemos nada que objetar a su actuación, sino todo lo contrario.

matt elliott@Bar Labranza

© Juancho Goldar

Los primeros acordes de “Dust Flesh And Bones” comenzaron a sonar y en cuanto la voz se sumó a la melodía ya pudimos darnos cuenta de que la plasmación en directo de sus canciones resultaría menos grave y profunda que en disco, ganando en suavidad, intimidad y delicadeza lo que pierde en solemnidad. Casi todas las piezas que abordó precisaron de largos desarrollos, acumulando múltiples capas de sonido sobre las inicialmente sencillas notas que surgían de su guitarra, alcanzando en ocasiones una enorme intensidad. La superposición de pistas, desdoblando su voz en un emocionante catálogo de aullidos y lamentos que se solapaban unos a otros creaba un ambiente romántico y estremecedor, digno de un cuento de misterio del siglo XIX. Su folk de raíces centroeuropeas, a veces próximo a los compases del flamenco, convive con unas bases pregrabadas que aportan un cierto desasosiego a su música, herencia sin duda de su pasado como The Third Eye Foundation, a las que se sumaron puntualmente flauta y melódica. A media actuación acometió una particular versión del “I Put A Spell On You” que Screamin’ Jay Hawkins popularizó en los años cincuenta, aunque no fue la más sorprendente de las versiones que nos brindó, pues también “Misirlou” y “Bang Bang (My Baby Shot Me Down)”, dos clásicos devueltos a la actualidad tras aparecer en las bandas sonoras de Pulp Fiction y Kill Bill respectivamente, fueron personalmente revisadas. “Also Ran”, de su álbum de 2003 The Mess We Made, en una interpretación mucho más humana y emocionante que la de estudio, fue el broche del concierto, antes de que los presentes lo animásemos a volver con nuestros aplausos y que él despidiese la noche con la gran “Oh How We Fell” que abre su último trabajo.

matt elliott@Bar Labranza

© Juancho Goldar

Tras el concierto, cuando ya la música había regresado a los altavoces del Bar Labranza y con la terraza de nuevo inusualmente abarrotada para tratarse de un lunes a la una de la madrugada, Matt Elliott tuvo la cortesía de concedernos una entrevista que en breve será publicada en ARE!, en la que se podrá descubrir, entre otras cosas, cuál es su vínculo con las películas de Quentin Tarantino.

Comparte este artículo

Artículos relacionados

Neopop Electronic Music Festival 2014
WhoMadeWho visitan España
Nina Kraviz en Reverse

About Author

Pablo Lede Mouriño

Deja un comentario