Saturday, Oct. 25, 2014

Björk en a Cidade da Cultura

Escrito por:

|

25/06/2012

|

En:

bjork santiago 1El viernes pasado la cantante y compositora islandesa Björk llegó con su show Cosmogony a la ciudad gallega de Santiago de Compostela, inagurando así el espacio denominado Gaiás de la faraónica e inacabada obra llamada Cidade da cultura, donde se dieron cita unas unas 5.000 personas según la organización, cifra lejana al lleno del recinto y que no daba la impresión de ser así. La expectación era bastante elevada, debido a  la cancelación de todas sus otras actuaciones programadas en la península Ibérica este verano debido a problemas en la garganta.

Con puntualidad Islandesa, Björk subio al escenario un par de minutos antes de las 22:30, hora acordada para el inicio del espectáculo. Pertrechada con una especie de túnica azul y una peluca naranja, la cantante salió a la palestra acompañada por  el percusionista Manu Delago, Max Weisel,  y el coro islandés Graduale Nobili, formado por 12 chicas ataviadas con trajes de lentejuelas que brillaron con luz propia en muchos momentos del recital, así como de unas visuales muy en la onda de la temática biológica del espectáculo, donde placas tectónicas, bellos paisajes, u organismos celulares microscópicos, apoyaron en todo momento el impecable torrente de voz de Björk.

Musicalmente todo Comenzó con  Óskasteinn, tema coral a cappella, para seguidamente entonar Cosmogony, una de las diez canciones de Biophilia, su último disco donde música, naturaleza y tecnología se dan la mano, concebido musicalmente como un conjunto de aplicaciones para el Ipad y el Iphone. Björk santiago 2A partir de ahí Björk  interpretó parte de su repertorio mas intimista, con temas como Hunter, composición que abría su celebradísimo álbum Homogenic, o Thunderbolt, en la que una gran bobina de Tesla,  máquina que producía descargas eléctricas y rayos como las diseñadas por Nikola Tesla a finales de 1800, adornó el escenario para acompañar la voz de lo que por momentos parecía la Suma Sacerdotisa y sus vestales. Moon, tema de Biophilia en el que colabora la arpista Zenna Parkins, o Hidden Place, canción que  sirvió como carta de su halagado disco Vespertine, dieron paso los temas mas percusivos y rítmicos, comenzando con Crystalline, track al que acompaña el sonido del  gameleste, un instrumento parecido a una pianola de creación propia, que es una especie de combinación electrónica de celesta y gamelan con tecnología MIDI. A partir de este punto sonarón canciones como Isobel o Jóga.Con Nattura la artista se metió al público en el bolsillo, si es que aún no lo había logrado, a base de fuegos artificiales que iluminaron la fría noche compostelana.  Con Pagan poetry, uno de los temas más celebrados de la noche por el respetable venido de diversos puntos de España, asi como como de la vecina Portugal, se despidió con un escueto gracias.

No teníamos muy claro si la islandesa y sus acompañantes volverían al escenario, pero aunque se hicieron esperar unos cuantos minutos, aparecieron y no defraudaron en absoluto. One day, una de las canciones de Debut, primer álbum de la artista y uno de los más aclamados por sus seguidores, sonó a su vuelta al redil con el único acompañamiento musical del Hang drum, instrumento que Delago manejó con gran pericia, y que desató grandes ovaciones del publico, superadas seguidamente con la estridencia de Declare independence, en el que las 12 coristas no dudaron en moverse espasmódicamente, cerrando un concierto que no defraudó al variopinto público que se acerco hasta el Gaiás y soporto estoicamente el gélido viento que no dejo de soplar en todo momento.

Comparte este artículo

Artículos relacionados

Soma vuelve a Groove
Naif Club, nueva propuesta en A Coruña

About Author

Ramiro Touceda

Deja un comentario